Todo lo que tienes que saber sobre la hipertensión y sus causas

Desafortunadamente, la hipertensión o presión arterial alta es un padecimiento común. Desafortunadamente, esta condición también presenta el mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y ataques cardíacos, las dos principales causas de muerte en todo el mundo. Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para prevenirla.

¿Qué es la hipertensión?

La hipertensión es la presión arterial alta definida como un valor de la presión sistólica “superior” permanentemente superior a 140, o la presión arterial diastólica “inferior” permanentemente superior a 90. En la hipertensión primaria, la causa no se puede determinar con exactitud.

Puede ser genética o estar determinada por factores ambientales, y se estima que alrededor del 95 por ciento de la hipertensión es primaria. En la hipertensión secundaria, la causa es otro trastorno orgánico como la enfermedad renal, trastornos de las glándulas suprarrenales…

Además de dañar los vasos sanguíneos, la presión arterial alta también puede dañar el cerebro, los ojos y los riñones. La hipertensión se denomina “asesino silencioso” porque a menudo no presenta síntomas obvios. Si se presentan síntomas, incluyen dolor de cabeza, fatiga, confusión, dolor u opresión en el pecho, cambios en la visión, náuseas, vómitos, ansiedad, sudoración excesiva, piel pálida o enrojecimiento de la cara y temblores musculares.

¿Qué causa la hipertensión?

Las causas son diversas e incluyen predisposición genética y factores ambientales. Aunque todos los factores no están claros, muchos son riesgosos y es necesario evitar algunos hábitos. Por ejemplo:

Edad: el envejecimiento se asocia con presión arterial alta, a menudo sistólica.

Obesidad: el alto contenido de grasas puede ser la causa de la presión arterial alta.

Antecedentes familiares: La hipertensión arterial también puede ser un problema familiar y es dos veces más común en personas cuyos padres padecen hipertensión: es necesario no ignorar este hecho y controlar la condición con frecuencia.

Dieta rica en sodio: la ingesta de alimentos ricos en sodio, más de 3 g por día, puede aumentar en gran medida las posibilidades de que una persona desarrolle presión arterial alta.

Ingesta excesiva de alcohol y consumo de drogas y tabaquismo: Todos estos malos hábitos deben evitarse ya que pueden afectar el aumento de la presión arterial.

Estrés: si bien las vacaciones son un momento ideal para vivir sin estrés, desafortunadamente no duran todo el verano. Trate de reducir el impacto del estrés o evite los factores que lo causan porque puede afectar el aumento de la presión arterial.

Inactividad: no tienes que pasar horas en el gimnasio o corriendo en el calor, pero intenta caminar, nadar, bailar o hacer los ejercicios que te gustan todos los días. Un estilo de vida sedentario sin actividad puede provocar hipertensión arterial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *