Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) son infecciones que se transmiten de una persona a otra a través del contacto sexual.

El contacto suele ser vaginal, oral y anal. Pero a veces pueden transmitirse a través de otro contacto físico íntimo.

 Esto se debe a que algunas ETS, como el herpes y el VPH, se transmiten por contacto de piel a piel.

El VPH

Es una infección de transmisión sexual causada por el virus del papiloma humano (VPH), que es muy infeccioso y se transmite fácilmente a través de las relaciones sexuales sin condón.

Esta enfermedad tiene una evolución crónica y una cura difícil de lograr, es importante que el diagnóstico se haga temprano en los síntomas iniciales y el tratamiento se lleve a cabo de acuerdo con el consejo médico.

Los síntomas del VPH pueden tardar entre meses y años en manifestarse, lo cual está influenciado por el sistema inmunológico y la carga viral de la persona, es decir, la cantidad de virus que circula en el cuerpo.

Además, los síntomas pueden variar entre hombres y mujeres:

En la mujer

En la mujer, el principal signo y síntoma indicativo de VPH es la presencia de verrugas en la región genital, también conocidas como cresta de gallo, que pueden aparecer en vulva, labios menores y labios mayores, ano y cérvix.

 Otros síntomas del VPH en mujeres son:

  • Enrojecimiento local.
  • Ardor en el sitio de la verruga.
  • Picazón en la región genital.
  • Formación de placas de verrugas cuando la carga viral es alta.
  • Presencia de lesiones en los labios, mejillas o garganta, cuando la infección fue a través de las relaciones sexuales orales.

A pesar de ser más frecuentes en el área más externa de la región genital, las lesiones por VPH también pueden estar presentes en el cuello uterino y, si no se identifican y tratan, pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino.

En el hombre

Al igual que las mujeres, los hombres también pueden tener verrugas y lesiones en la región genital, especialmente en el cuerpo del pene, escroto y ano. 

Sin embargo, en la mayoría de los casos, las lesiones son muy pequeñas, no pudiendo ser observadas a simple vista, siendo necesario realizar un examen de peniscopia para que se puedan identificar con mayor eficacia.

Además, si la infección se produjo a través de las relaciones sexuales orales, es posible que también aparezcan lesiones en la boca, el interior de la mejilla y la garganta.

Qué hacer en caso de sospecha

En el caso de sospecha de infección por VPH, es importante que la persona consulte al urólogo, ginecólogo o médico de cabecera para una valoración de los síntomas y pueden estar indicadas otras pruebas que ayuden a confirmar la infección por VPH.

Tales como la peniscopia, en este caso para hombres, y prueba de Papanicolaou seguida de colposcopia para las mujeres.

Además, también se pueden solicitar pruebas para identificar la presencia de anticuerpos que circulan en la sangre contra el VPH y pruebas más específicas que ayudan a identificar el virus y su cantidad en el cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas del VPH?

En términos generales, el VPH no presenta síntomas. El hecho de que tenga el virus no significa que desarrollará verrugas y lesiones, y muchos pacientes tienen el virus latente en sus cuerpos incluso durante varios años.

Sin embargo, una vez que hay una caída más severa de la inmunidad, ya sea por estrés o por una enfermedad, el VPH finalmente puede mostrar síntomas, provocando que el paciente presente lesiones, que pueden ser clínicas o subclínicas.

En las lesiones clínicas, el individuo tiene verrugas visibles, que pueden tener diferentes clasificaciones.

Algunas de estas verrugas son conocidas por nombres curiosos como peine de gallo e higuera.

El VPH puede manifestarse en una sola verruga o en varias verrugas, y su descripción es variada y pueden localizarse en la región genital, en el ano o en la boca, por ejemplo.

En las lesiones subclínicas, la lesión está presente, pero es invisible a simple vista, sin mostrar signos ni síntomas.

Los bebés nacidos naturalmente de una madre que tiene VPH también pueden mostrar síntomas de la enfermedad en una afección llamada papilomatosis respiratoria recurrente, que muestra verrugas del VPH en las cuerdas vocales y la laringe.

¿El VPH es curable?

Una vez confirmado el diagnóstico de VPH se pueden realizar tratamientos para paliar los síntomas del paciente.

Medidas como el uso de cremas tópicas, aplicadas en la región donde las lesiones clínicas son visibles, y cirugías para remover las lesiones.

En general, una infección por VPH dura de uno a dos años, después de los cuales el paciente se cura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *